La contribución de los inmigrantes a la innovación israelí

Los inmigrantes son un tema candente en todo el mundo e Israel no es la excepción. Pero más allá del discurso global sobre la etnicidad y desafíos de integración social, o la competencia en el mercado laboral, los inmigrantes pueden llegar a convertirse en un potencial de desarrollo económico para el país que los recibe. Un ejemplo sin precedentes es Israel. La forma en que los inmigrantes se integran a la fuerza laboral, especialmente a la escena de alta tecnología y su contribución a la innovación aquí es bastante única.

En honor al Día de la Aliyá y la Semana de la Absorción, la ONG Gvahim celebró una conferencia llamada “Olim (Inmigrantes) crean innovación”, en presencia del Sr. Yitzhak Herzog, presidente de Israel y la Sra. Pnina Tamano-Shata, Ministra de Inmigración y Absorción.

Itzhak Herzog, presidente de Israel, en su discurso durante el evento “Los Olim crean Innovación”

El presidente saludó a la audiencia que nos reunimos en el museo ANU de la Universidad de Tel Aviv, haciendo referencia a la lectura semanal de la Torá titulada “Lej Lejá”, narrando la orden de Di-s a Avraham de dejar su tierra natal hacia a la Tierra de Israel. Destacó el significado del destino histórico para el judío errante desde los tiempos bíblicos extendiéndose hasta el judío moderno de la actualidad.

“La importancia de este evento es que da escenario al potencial de los inmigrantes. Y seamos sinceros, Israel no sería el mismo sin la Aliyá, ni en la misma cantidad ni en la misma calidad. ”

Yitzhak Herzog, presidente de Israel

El Prof. Daniel Zajfman, presidente del instituto de ciencia Weizmann, el Weizmann, (él mismo un inmigrante de Bélgica) dictó una charla con el tema “Nuevos inmigrantes e innovación”.

Según su investigación, el crecimiento de la industria de alta tecnología en Israel en las últimas décadas, se basó en el capital humano y principalmente en tres fuentes:

  1. Instituciones académicas principalmente en el campo de la ciencia y la ingeniería.
  2. Graduados de unidades de tecnología en las FDI y en el sistema de defensa
  3. La ola de inmigración de la ex- Unión Soviética

Entonces, ¿cuál es la contribución de los nuevos inmigrantes a la cultura israelí de innovación? La respuesta es sencilla, los inmigrantes crean un entorno de trabajo multicultural, diverso y más rico.

De Izquierda a Derecha: Noam Taifeld, Prof. DAniel Zajfman, Juan y Lucia Taifeld

La conferencia incluyó un panel de expertos con tres inmigrantes que han destacado en el escena tecnológica israelí, que emigraron desde Rusia, Francia y Argentina, respectivamente: la doctora Kira Radinsky, emprendedora en serie, Presidenta y CTO de Diagnostic Robotics, Didier Toubia – Cofundador y CEO de Aleph Farms y Uriel Katz – cofundador y CTO de NoTraffic.

Después de escuchar sus fascinantes historias sobre la integración a la vida en Israel y el precio personal y familiar del éxito, quedó claro que la absorción y éxito de cada nuevo inmigrante es, de hecho, el éxito de todos en Israel. Del mismo modo, la integración fallida de un nuevo inmigrante es también el fracaso de todos nosotros. Y es aquí donde se enfoca el trabajo de Gvahim.

Panel de Inmigrantes Innovadores: Izquierda a Derecha: Dr. Kira Radinsky, Didier Toubia, Uriel Katz.

Este organización ayuda a los nuevos inmigrantes a prepararse para un empleo adecuado en los campos de la ingeniería, la alta tecnología, la ciencia y la medicina ¡con un 90% de éxito! Ofrece programas personalizados para ingenieros de software y científicos de datos durante las etapas previas y posteriores a su llegada a Israel.

El objetivo principal es aumentar las posibilidades de éxito de los nuevos inmigrantes que cuentan con estudios universitarios. Para aquellos que están planificando su aliya, existen programas de equipamiento de habilidades para minimizar las brechas culturales y profesionales. Para aquellos nuevos inmigrantes que ya viven en Israel y buscan empleo, se les provee herramientas para permitir un acceso más fluido al mercado laboral israelí y la integración social en el lugar de trabajo. Y para los emprendedores, Gvahim cuenta con programas de emprendimiento para equiparlos con conocimientos prácticos, herramientas y una extensa red para conectarse con el ecosistema israelí.

Durante 15 años, Gvahim ha apoyado a más de 5,000 inmigrantes a obtener trabajos de alta calidad, ha desarrollado más de 800 partnerships con compañías locales, cuenta con mas de 500 mentores través de distintas industrias y áreas de expertise, y ha apoyado el desarrollo y aceleración de más de 300 startups y negocios liderados por inmigrantes.

Esta organización es liderada por mi buen amigo, Juan Taifeld, quien durante su intervención en la conferencia compartió una historia personal que ilustra la dificultad de la integración de la inmigración a Israel. En la década de 1930 su abuelo Pinhas Taifeld, de bendita memoria, intentó inmigrar a Israel desde Polonia y por cuestiones laborales, no lo logró. Al principio de los 70s, su padre Moshe Taifeld, de bendita memoria, inmigró a Israel pero por desafíos de empleo no logró una integración exitosa y regresó desanimado a México. Juan se propuso la meta de inmigrar e integrarse con éxito a la vida laboral y social en Israel. En los años 90s, dejó la ciudad de México, se subió a un avión y con $100 dólares, llegó a Israel, sólo y sin familia y logró alcanzar el sueño de sus ancestros. Así que su trabajo en Gvahim más que un empleo, es una misión personal y una responsabilidad que el destino ha puesto en sus manos.

Recientemente más allá de su labor con Gvahim, Juan está creando conciencia en la sociedad israelí sobre el potencial de los inmigrantes de alto nivel educativo. “Durante años, grandes sectores de la sociedad israelí han tratado a los inmigrantes como “necesitados”. Hoy en día, la misma sociedad necesita reconocer el potencial, no solo para las empresas de alta tecnología, sino para desarrollo de negocios internacionales”, escribe Juan en un artículo publicado en hebreo en la popular revista Globes, en el que resaltó la importancia de los nuevos inmigrantes en el el sector hi-tech, especialmente con la gran demanda de trabajadores en esta industria. Según el informe de capital humano de la Autoridad de Innovación y Start-Up Nation Central, hay una escasez de alrededor de 13,000 ingenieros de software.

“Los nuevos inmigrantes constituyen un gran activo para el beneficio de la sociedad y la economía. Otra ventaja es la inversión relativamente pequeña que tiene que hacer el estado, ya que muchos cuentan con la educación adecuada y en la mayoría de los casos, también con experiencia probada como programadores.”

Juan Taifeld, extracto de la revista Globes

Como periodista que ha informado sobre la innovación y la tecnología israelíes durante los últimos siete años y como inmigrante veterana (así se le llama en Israel, a los inmigrantes que tenemos más de 10 años en el país), me emocioné al asistir a este evento y escuchar la investigación detrás de la contribución de los inmigrantes a la cultura innovadora de la Nación Start-up, como se conoce a Israel alrededor del mundo.

Espero que las actividades de Gvahim se extiendan hacia otras áreas de la vida como la cultura, el arte y el deporte, donde los inmigrantes también tienen mucho potencial y pueden llegar a ser un orgullo para Israel, como lo vivimos durante los juegos Olímpicos de Tokio 2020, con Artem Dolgopyat, quien emigró a Israel de Ucrania y este año ganó la primera medalla de oro en gimnasia artística para Israel.

¡Feliz día de la Aliyah!

De Izquierda a Derecha: Ale Bar Av, Juan Taifeld, Artem Dolgopyat, medallista olímpico.

Compartir esto
Photo By: Yael Zur
Show Buttons
Hide Buttons
Skip to toolbar