Celebrando a Golda Meir

Golda Meir,

Desde temprana edad tomó decisiones sin precedente.

Su niñez no fue fácil y la marcó durante toda su vida . Vivió los horrores del antisemitismo en su ciudad natal, Kyiv, Ucrania. Eventos que le hicieron entender la importancia  de tener un hogar nacional judío, seguro en independiente.

Creció en Estados Unidos. Irónicamente ahí, se empapó de ideología sionista, y en su adolescencia decidió que quiere ser parte del movimiento que construiriá el Estado de Isael.

Fue miembro de un Kibbutz, Merhavia, su lugar ideal. Por razones familiares tuvo que abandonarlo y mudarse a la ciudad. Pero el Kibbutz nunca salió de Golda.

Siempre actuaba con ideología. Sin importar el cuerpo político en donde activara, su ideología era su brújula para tomar decisiones y ver por el bien común del Estado. Esa ideología la llevó a acercarse a otros países que compartían esas ideas. Después de la creación del Estado de Israel en 1948, los Soviéticos propusieron que ella representara al recién formado Estado Judío aunque no hablara una palabra de Ruso. Golda, ¡la primera embajadora de Israel en la URSS en medio de la Guerra Fría!

Cuando Golda fue ministra del Trabajo y vivienda, Israel se encontraba en una profunda crisis económica y paralelamente, miles de nuevos migrantes llegaron al joven y pobre Estado. Golda, pasó días y noches buscando soluciones de vivienda e infraestructura sin contar con los recursos necesarios. Asimismo, fue de las creadoras del sistema de Seguridad social del país, del que seguimos beneficiados hasta el día de hoy.

Una diplomática de nacimiento, utilizó sus palabras para convencer a cualquier público sobre la razón de ser del Estado de Israel. Con sus palabras compró armas, aviones, abrió fronteras y construyó puentes de amistad con líderes del mundo.

Una abuela de 75 años, lideró un país en guerra, con muchos obstáculos, pérdidas humanas y dificultades, pero manejó la crisis a nivel nacional e incluso evitó una crisis internacional.

Siempre siendo minoría en un mundo liderado por hombres, pero nunca tratando de resaltar su posición de mujer.

En conferencias de prensa internacionales le preguntaban sobre armas nucleares y sobre la receta de su sopa de pollo y gefilte fish.

En la “Cocina de Golda” se sentaban los principales líderes del estado, y sí, Golda preparaba café para todos, ¿Por qué? ¡Porque era SU cocina!

Golda Meir, una gran líder, gran mujer y gran  sionista, que siempre puso el bienestar nacional por delante de su bien personal.

¡Cumpliría 122 años!

 

Photo By: Wikimedia Commons - Archivo Nacional Nederlands
Skip to toolbar